UCRONÍAS

      Comentarios desactivados en UCRONÍAS
Share Button
¡Hola lectores! ¿Cómo andan? Hoy les traigo una entrada bastante interesante sobre las ucronías, sus bases y recomendaciones. Desde que comencé a escribir mi nueva obra, “Dr. Hipólito Blanco Rivera, hacedor de tragedias”, he estado leyendo mucho sobre este asunto de lo ucrónico, y me pareció un tema interesante explicar. Comencemos por lo más importante:

¿QUÉ CARAJO ES UNA UCRONÍA?

No me sorprendería si muchos nunca han escuchado el término, porque es un género literario que se ha ido desvaneciendo bastante en los últimos años.

Una ucronía es plantear una línea temporal paralela en base a un punto histórico real. Es la clásica pregunta de “¿qué hubiera ocurrido si…?”

Pongamos un ejemplo básico: En medio de la Segunda Guerra Mundial, Hitler ha logrado conquistar Inglaterra. Allí transcurre nuestra historia. ¿Lo imaginan?

Claro está que para trabajar una ucronía es necesario investigar tanto el punto previo, la línea temporal real y todas las distintas posibilidades sobre lo que queremos decir.

Sigamos con nuestra idea: Hitler ha conquistado Inglaterra. ¿Qué podría pasar? ¿Se forma una resistencia que lucha contra los nazis? ¿El alemán se convierte en el idioma más importante del mundo? ¿Los ingleses terminan por aceptar su derrota? ¿Estados Unidos interviene? ¿ o qué?

CARACTERÍSTICAS

Temporalidad: la ucronía puede situarse en el punto inmediato del cambio histórico (cuando Inglaterra cae) o cierto tiempo en el futuro (en el cambio de milenio, un grupo rebelde comienza a enfrentar a todos los alemanes que viven en el país y se proponen devolverle a Inglaterra su idioma, su cultura y su independencia).

-Posibilidades: lo más común es que las ucronías mantengan la imitación de lo real, pero es posible hacer ucronías en las que el factor de cambio sea un elemento paranormal/fantástico/futurista (Alemania logró derrotar a Inglaterra porque obtuvo ayuda de la Alianza Intergaláctica de otro sistema solar).

¿CÓMO SE CREA UNA UCRONÍA?

Primer paso: escoger qué acontecimiento histórico queremos alterar, por qué y cómo afectará esto al futuro. Tenemos que pensar que el cambio debe ser lo suficientemente importante como para tener consecuencias a futuro. No es conveniente partir, por ejemplo, de una base como “Hitler no murió en Alemania sino que su avión se estrelló en Francia” porque en el futuro, la verdad es que él murió el mismo día el “cómo” no afecta a los resultados.

  • Segundo paso: Investigar sobre los eventos que rodearon a nuestro cambio para poder plantearnos cuándo, cómo y porqué fue posible ese cambio (Hitler derrotó a Inglaterra porque logró infiltrarse desde Escocia y asesinar a la familia real. Esto sucedió poco antes del día D.)
  • Tercer paso: Bien, ya tenemos nuestro cambio. ¿Cuáles son las consecuencias a corto y largo plazo? (Corto: Los alemanes invaden las calles londinenses y le dicen a la gente que quienes juren lealtad al Führer serán perdonados. Todo el que se niega es asesinado. / Largo: diez años después de la invasión, Alemania se ha expandido hasta dominar toda Europa y gran parte de Asia. Los países americanos se rinden y firman una tregua.”)
  • Cuarto paso: La historia. ¿Cuándo sucede? ¿Qué es lo que vamos a mostrar? ¿Dónde estará el narrador? ¿y el foco? (o sea, vamos a ver la historia de un alemán que vive en Inglaterra, de un inglés en la resistencia contra los alemanes, de una organización secreta internacional que planea infiltrarse en Alemania, ¿o qué?)
  • Quinto paso: A escribir se ha dicho.

IDEAS VARIAS

Si bien no existe una fórmula para crear ucronías, hay ciertas tendencias que son bastante comunes y sencillas y que podrían ayudarles a comenzar a practicar con pequeños escritos sobre el género.

  • Cambiar el resultado de una guerra.
  • Decir que cierto personaje histórico no hubiese nacido (ejemplo: ¿y si Cristobal Colón no hubiese existido? ¿Quién hubiese descubierto América? ¿Cuándo? ¿Cómo habría sido la colonización?).
  • Añadir (o quitar) un avance tecnológico.
  • Crear u evitar un desastre natural (ejemplo: ¿y si Pompeya no hubiese sido destruida por el volcán?)
  • Añadir un elemento irreal (ejemplo: ¿Y si Grigori Rasputín hubiese sido en realidad un mago/demonio? ¿O si Jack el Destripador hubiese sido un vampiro? ¿Y sí la bomba en Nagasaki hubiese creado un fenómeno similar al apocalipsis zombi en Japón?).
 

¿Ya están pensando en las posibilidades? ¡Son infinitas! 

Comments

comments