NO TE RINDAS

      Comentarios desactivados en NO TE RINDAS
Share Button

En los últimos días he leído a un montón de personas en Facebook, en Wattpad y en blogs que dicen que van a bajar los brazos a su sueño literario.

Los motivos son varios.

Algunos dicen que los lectores insultan al texto o que directamente nadie los lee. He visto a algunos que hablan de simple disconformidad personal al releer sus obras. Incluso hay quienes hablan de que las grandes editoriales publican mierda porque es popular (libros de bloggers que jamás han escrito más que reseñas, youtubers que cometen errores hasta en las descripciones de sus videos, novelas súper repetitivas y demás) y que con ese prospecto editorial, ellos no tienen chances.

Ya ni me acuerdo de todas las razones que cada persona ha expuesto. Eran un montón.

Entonces, yo pienso, ¿por qué alguien renunciaría a su sueño? Nadie nace siendo Borges e incluso los escritores más famosos y reconocidos han sido rechazados CIENTOS de veces por editores (J. K. Rowling y Stephen King, por ejemplo).

Además, ¿acaso uno escribe por mero reconocimiento ajeno? A mí la verdad me importa poco si me lee una persona o un millón (claro, con un millón estaría muy feliz, pero si no lo tengo, no lo tengo y punto). Yo escribo porque me gusta, porque las ideas llegan a mi mente. Comparto lo que escribo porque me gusta recibir opiniones y críticas, me gusta que me marquen mis errores (con tacto, claro está) y que me digan qué es lo que más les gusta y lo que odian de mis textos. Sé que mis textos no siguen el patrón popular, pero eso no cambiará nunca mi estilo. Sé que a varios lectores les molesta el voseo en mis obras, pero no por ello me iré al neutro.

Sé que no soy perfecta y que nunca lo seré.

Vamos, incluso libros famosos tienen errores. ¿Alguna vez han leído el manuscrito de algún escritor famoso? Algunos dan lástima. Pondré un par de ejemplos.

Roberto Arlt NUNCA ponía tildes porque no sabía dónde iban. Paula Stokes (escritora de novelas juveniles de USA) admitió de forma pública que su editor le cambia la mitad de las novelas antes de publicarla. ¿Y casos como Vladimir Nabokov? Él se obligó a escribir en un idioma que no era el suyo y sus editores se volvían LOCOS intentando mejorarle los textos. Yo leo en inglés y no se imaginan cuántas veces he visto errores de tipeo en obras famosas, ¡hasta en Cazadores de sombras!

Entonces, ¿por qué se rendirían ustedes? ¿Es porque no son famosos? ¿Es porque el comentario de un puñado de gente dice que lo que escriben es malo?

Yo me rio a veces porque llegan a mi perfil de Wattpad personas que dicen que escribo bien, o que soy su escritora preferida y cosas así. Me han dicho incluso que “todo lo que escribo es bueno”. Y me rio porque cuando empecé, hace ya casi quince años, he tolerado CIENTOS de insultos de lectores disconformes con mis textos.

Mi primera obra publicada online fue una novela juvenil. ¿Saben cómo estaba escrita? Así (lo que leerán a continuación es una copia textual de mi primer intento literario. Es patético):

“Levanté la cabeza y observe como varias personas bailaban en el centro del establecimiento. Estaba esperando que Derek y Marco se acercaran para darme un sermón sobre el respeto por las conversaciones privadas, sin embargo, la voz que se dirigía a mí no pertenecía a nadie que conociera.

-Hola.-Dijo un chico. Me volteé para verlo. Jamás lo había visto antes. Era bastante alto y delgado con músculos, algo robusto, como un jugador de rugby.  Su cabello era ondulado, de color rojizo y le llegaba, casi, hasta los hombros. Sus ojos eran verdes, bastante grandes. Tenia el rostro adornado con algunas pecas y una sutil barba que comenzaba a crecerle posiblemente, por no tener ganas de afeitarse.

-¿Quién es el?- Estaba a punto de devolverle el saludo a aquel extraño cuando una voz femenina que me desagradaba bastante me interrumpió. Se trataba de Liliana, una vieja amiga de Derek. Posiblemente, la peor de todas. Se vestía como una prostituta barata y había salido ya con casi la totalidad de los hombres que frecuentaban el bar. Con casi todos, salvo con Derek y algún que otro humano.”

Con esfuerzo, dedicación, estudio y experiencia me he superado. Ya no escribo como a los doce años (por suerte), pero sigo cometiendo errores. Todavía tengo muchísimas cosas para mejorar, aunque reconozco que he evolucionado un montón.

Pasé de eso que les he mostrado a esto otro (inicio de mi última obra publicada en Wattpad):

“Aquel fue tan solo un día más en la historia de Himmel. Ningún suceso extraordinario sacudió a los habitantes de las nubes y ni siquiera el clima arremetió con más que alguna suave brisa. Sin embargo, fue el día en el que los engranajes del amor comenzaron a moverse a través del tiempo. Su ritmo fue lento, a cuentagotas, pero no se detuvo hasta que el reloj marcó su último tic-tac y el grano de arena final se posó sobre sus hermanos.”
Me tomó casi quince años de leer MUCHO y nunca dejar de escribir para llegar al punto en el que estoy hoy. Pasé por decenas de talleres literarios, clases sobre gramática y libros dedicados a la escritura. Me nutrí con novelas de todos los géneros que puedan imaginarse y nunca abandoné mi sueño literario. Usé cada intento pasado (por más malo que fuese) como un escalón sobre el que construí el resto de la escalera.

¿A qué voy?

NO SE RINDAN por algo tan bobo como un par de comentarios negativos.

NO SE RINDAN si a un lector le parece que su texto es malo.

NO SE RINDAN si notan con el tiempo que a su historia le hace falta una buena corrección.

NO SE RINDAN si sus primeras obras son llamadas “cliché” por otras personas, porque todos comenzamos a escribir teniendo como base lo que hemos leído. Y claro, entre más géneros transitemos, más variadas y únicas serán nuestras propias historias.

NO SE RINDAN si les queda un largo camino por recorrer.

NO SE RINDAN porque el mercado editorial es incoherente.

Si su sueño es dedicarse a la literatura, háganlo.

Si escriben por escribir y no tienen intención de alcanzar “fama editorial”, todavía más fácil debería ser decirle al resto que si no les gusta, pues que no lean. Nadie es perfecto y hay textos para todos los gustos.

Lo que importa es que mantengan vivo su sueño y que luchen por alcanzarlo. Que si alguien les dice “quizás debería repasar tal cosa”, lo hagan. Que si no conocen una regla gramatical, la investiguen. Porque el esfuerzo se nota, se palpa. El esfuerzo por un sueño les ayudará a evolucionar.

Y sí, seguro que de acá a diez años mirarán al texto que tanto les criticaban y pensarán “OH, qué mierda es esto. ¿Cómo me atreví a publicar este desastre?” pero eso es una buena señal, porque querrá decir que han mejorado un montón.

Nunca eliminen sus historias, nunca borren lo que no les gusta. Son un reflejo de quiénes son y quiénes han sido. Son un testimonio que les ayudará a comprender su propia evolución.

 

Y bueno, eso (¿?) No sé por qué se me dio por escribirles este mensaje. Supongo que me duele ver que gente más joven que yo renuncie a un sueño por algo tan bobo como algunos haters o por la incoherencia del mercado.

Me despido.

-Nathalia-

   

Comments

comments