nathalia tortora

 

 

 

Sobre Nathalia Tórtora

 

Nathalia Tórtora salió de un repollo en julio de 1991 en la zona oeste del Gran Buenos Aires (Argentina).

En un breve repaso por su vida, podemos anotar que estudió en el Colegio Santo Domingo,
desde inicios del jardín de infantes y hasta la fiesta de egresados. Durante este tiempo, participó de numerosos
talleres literarios y clubes de lectura de la región; claro está, la literatura no era su única pasión juvenil y, antes de
graduarse atravesó talleres de canto, baile, numerosos deportes, dibujo, guitarra, ajedrez y hasta diplomacia internacional.
Se anotaba en cuánta actividad cruzara por su camino para abrir así sus horizontes.


Con menos tiempo entre sus manos y una beca gracias a sus altas calificaciones, cursó la licenciatura en Museología
y gestión del patrimonio cultural —entre los años 2010 y 2014— mientras escribía su primera novela: Jaque Mate.
Fue en este período que comenzó a conectarse a pleno con la literatura por encima de sus otros pasatiempos.

Un año después de obtener su título universitario, Nathalia decidió romper el chanchito de sus ahorros
y publicar de forma independiente la novela que había escrito. Por cuestiones editoriales, el texto se dividió en tres partes
y llegó al mercado en forma de trilogía.


Ya para mediados del 2016, con varios títulos publicados en físico y numerosos cuentos impresos en antologías
(como resultados de premios en concursos literarios), Nathalia tropezó con Wattpad, una plataforma online donde
tanto lectores como escritores mantienen interacción constante.



Su crecimiento en la plataforma como @uutopicaa (nickname que la representa desde la escuela primaria)
ha sido relativamente veloz. Allí ha publicado ya casi treinta obras —entre novelas, cuentos cortos, un manual de
gramática y varios apartados de temáticas diferentes—. Su más grande éxito hasta el día de la fecha es Purgatorio,
una novela paranormal que pasea al lector por Buenos Aires y por una ciudad quedada en el tiempo.


Nathalia reside en Nueva York desde mediados del 2015, con su marido, cuatro gatos de nombres extraños y
un perro del tamaño de un ratón. Trabaja a distancia para la editorial con la que publicó su primera novela.